Datos Económicos

INTRODUCCIÓN.

La actividad económica dentro del territorio nacional ha venido marcada por la ronda de discusiones que el país viene entablando con el Fondo Monetario Internacional.  A finales del mes de septiembre del año en curso, una misión del FMI visitó el país para llevar a cabo la segunda revisión del Programa Monitoreado por el Personal (PMP) y negociar un programa de tres años respaldado por el Servicio Ampliado del Fondo

Las discusiones del programa SAF han sido productivas y se han logrado avances sustanciales para alcanzar un acuerdo sobre metas cuantitativas y las políticas macroeconómicas y reformas estructurales que respaldarían al programa. Se acordó que para mantener la estabilidad macroeconómica y financiera es esencial fortalecer aún más los saldos fiscales, y diseñar y adoptar un plan creíble para pagar los atrasos internos. También hubo acuerdo sobre las medidas de política que tendrían que acompañar estos esfuerzos, algunas de las cuales ya se están implementando. Asimismo, hubo consenso sobre la necesidad de cambiar la composición de los gastos, a fin de crear espacio para un mayor gasto social para fomentar el crecimiento económico inclusivo y mitigar los efectos del ajuste macroeconómico sobre los grupos de bajos ingresos. Además, fueron acordadas reformas a implementar para estimular el crecimiento en el sector no petrolero, aumentar la transparencia, mejorar la gobernanza y fortalecer el marco anticorrupción.

En este contexto de transición, se pudo estimar unan caída trimestral interanual del PIB de 2,5%, explicado por caídas tanto del sector petrolero como el no-petrolero. Las operaciones financieras del estado durante este periodo se consolidaron ligeramente, aunque promovidas, sobre todo, por un impulso en la presión fiscal petrolera. La activada en este sector no termina de recuperarse, a falta de una implicación más sólida del sector privado.

Con la obtención del SAF se espera apoyar la recuperación de la actividad económica y fomentar un crecimiento económico inclusivo y sostenible. El programa busca lograr la estabilidad macroeconómica al tiempo que promueve la protección social, fortalecer el sector bancario, promover la diversificación económica, fomentar la buena gobernanza y la transparencia, y apoyar la lucha contra la corrupción.

El sector monetario presenta un balance con cierto pesimismo en el tercer trimestre de 2019, debido a una contracción en general de            -8,06% con respecto al tercer trimestre del año anterior de los recursos del sistema monetario, así como de las contrapartes de los mismos.

Desde la óptica de las contrapartes de los recursos del sistema monetario, mejoraron los activos externos netos, creciendo 137,83% en variación interanual; por otro lado, el crédito interior se redujo significativamente, hasta -15,24% en variación interanual,

Por el lado de los recursos del sistema monetario, se destaca el aumento del 4,78% de la masa monetaria (M2) en variación interanual, mientras que la partida otros recursos (la diferencia entre los fondos propios y otros créditos netos) empeoró en el tercer trimestre de 2019 (-44,7%) con respecto al tercer trimestre de 2018.

Los desafíos de la pandemia COVID-19 en nuestro país representan una oportunidad para afrontar nuestras vulnerabilidades y fortalecer nuestras capacidades, tomando...