En el año 2007, todos los estamentos de la República de Guinea Ecuatorial, decidieron en una Conferencia Económica Nacional, la segunda después de la primera celebrada en el año 1997, gracias a la determinación de SU EXCELENCIA OBIANG NGUEMA MBASOGO, Presidente de la República de Guinea Ecuatorial, Jefe de Estado y de Gobierno, destinar las rentas petroleras a la transformación del país desde las dimensiones de la gobernabilidad, desarrollo humano, infraestructuras de base y la estructura económica del país.

En esta Segunda Conferencia Económica Nacional, se concibió un ambicioso Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social “Guinea Ecuatorial Horizonte 2020”, cuyas ambiciones eran: lograr la diversificación económica de Guinea Ecuatorial, reduciendo la dependencia de la economía nacional de la explotación y exportación de materias primas; la cohesión social a través de una mejora de las condiciones de vida de la población; y la solidaridad vecinal haciendo de Guinea Ecuatorial un foco de prosperidad y una palanca de promoción de las causas relacionadas con un mundo más justo y equitativo para todos.