Hoy en la sala plenaria del Ministerio de Hacienda, Economía y Planificación ha tenido lugar la segunda Reunión del Comité de Pilotaje Estratégico para el Establecimiento de una Zona Económica Especial en Guinea Ecuatorial presidida por el Excmo. Sr. Ministro de Hacienda, Economía y Planificación en calidad de Presidente de la Comisión, acompañado de otros miembros del Gobierno; Dicha comisión es la encargada de la ejecución de los proyectos de Creación de una Zona Económica Especial en la ciudad de Bata, y el master plan para la reurbanización de Malabo. Ambos proyectos de gran importancia para el país ya que:

  • La Zona Económica Especial ayudará al  establecimiento de los mecanismos para la  diversificación económica que reduzcan nuestro grado de dependencia respecto al sector petrolero, mediante la promoción de la Inversión Extranjera Directa y Nacional, fomentar la creación de empleo, y mejorar el clima de negocios mediante una mayor apertura comercial.
  • En cuanto a la reurbanización de la ciudad de Malabo, se trata de la puesta en marcha de un modelo de urbanización adaptado a las necesidades del país y la definición de otras futuras áreas de crecimiento para que esta pueda presentar más oportunidades de desarrollo y que sea un centro de atracción de inversión extranjera. Teniendo en cuenta la inversión en infraestructuras realizada por el Gobierno.

Durante esta reunión, la comisión presentó a cada sector implicado, la información requerida para  continuar con los trabajos relativos a los proyectos de reurbanización de la ciudad de Malabo y el Plan para la ZEE así como los puntos focales asignados. Se ha tratado sobre la reestructuración de la comisión sugiriendo añadir más miembros componentes  para la facilitación de los trabajos y puesta en marcha de los objetivos marcados. Para la creación de la ZEE, el gobierno descarta una opción de Zona Económica Especial financiada al 100% por el gobierno, lo que en adelante originaria un endeudamiento; la estrategia es conseguir una opción dirigida al mercado, es decir, crear mercado mediante la materialización de una ZEE financiada por inversión externa sin crear endeudamiento al Gobierno, una ZEE financiada por el mercado para el mercado.

La crisis causada por el COVID-19 ha demostrado la importancia de la existencia de una ZEE ya que, los países que si disponen de una, han podido beneficiarse de los productos (compras) que les ofrecía la ZEE y el país dispone de todos las ventajas para la implementación de una ZEE gracias a su posición geográfica, la estabilidad política de la que goza y la inversión en infraestructuras de la que dispone.